¿Y si aumentamos los salarios?

En España tenemos un gran problema que arrastramos desde muchos años atrás, incluso antes de la crisis. Los salarios son bajos y el empleo no es estable, además de ser poco.

TASA DE PARO EUROPA

Salario medio por hora
Gráfico: elaboración propia. Fuente datos: Eurostat.

Como podemos comprobar, el salario medio neto por hora en España es un 17,62% inferior al de la media de los países de la Unión. Además de esto, es el segundo país de la UE con más tasa de desempleo.

Ante esta coyuntura, aparecen numerosas propuestas que podemos resumir en dos corrientes: mayor regulación o menor regulación del mercado laboral.

La primera aboga por la imposición de trabas al despido (aumentando el coste del mismo, por ejemplo), por un aumento del SMI (Salario Mínimo Interprofesional), encarecimiento del contrato temporal, etc. En definitiva, todo lo que sea establecer leyes que favorezcan y protejan al trabajador. Esto tiene su fundamento en creer que el trabajador que, posteriormente hace de demanda en el resto de mercados, tiene que mantener el consumo. En consecuencia, las empresas seguirán recibiendo ingresos y podrán pagar a sus trabajadores. De esta manera, consiguen que la economía no se hunda.
El problema de esta teoría radica en la suposición de que la riqueza se crea en la demanda (familias), cuando realmente no es así. Los trabajadores (familias, consumidores) son el estímulo que hace que las empresas (oferta) produzcan lo que necesitan. Las empresas se organizan, contratan, producen y venden; son ellas las que satisfacen las necesidades de los trabajadores (producen para ellas y contratan personal). Establecer trabas a la demanda de empleo (empresas) acabará repercutiendo negativamente en el trabajador. La riqueza se genera por la atracción de capital extranjero o por la extracción de recursos naturales y su posterior desarrollo en el proceso productivo, y eso, lo hacen empresas.

A continuación, paso a demostrar que tan bienintencionadas iniciativas acaban siendo perjudiciales.

SMI (Salario Mínimo Interprofesional)

La fijación de un SMI que esté por encima del salario real de equilibrio con la intención de que el trabajador pueda seguir comprando y mantenga los beneficios empresariales, en realidad, causa un exceso de oferta de empleo que, en otras palabras, se conoce como desempleo. efecto del smi

Supongamos que el salario dado (en la gráfica) es el SMI establecido por el gobierno. El salario real de equilibrio del mercado se encuentra en el cruce de curvas de oferta y demanda de empleo. En este momento, establecer un salario superior hará que la cantidad de trabajo ofrecido sea mayor que el demandado, creándose así desempleo.
Es muy sencillo de entender. Si una empresa cuyos ingresos han disminuido por la crisis se ve obligada a pagar unos salarios dados, a medida que disminuyan esos ingresos o aumenten los costes, la empresa tendrá que optar por dos opciones: reducir salarios o despedir personal.
Si no puede reducir más el salario, porque la ley lo impide, despedirá al personal o le pagará en negro. Ambas, opciones bastante negativas para el trabajador.
Además, esto contribuye a la peor redistribución de la riqueza. Si disminuyen los salarios, los trabajadores serán más pobres, pero esa riqueza estará mejor redistribuida que si uno es despedido y otro no.

Aumento de los costes laborales

Otra propuesta es  la de aumentar los costes laborales. Se encarecen los costes de despido, de contratos temporales, etc. Incluso pueden aumentar las cotizaciones e impuestos; el coste laboral que no es el salario que percibe el trabajador. En la misma situación que en el supuesto del SMI anterior, si a la empresa no le queda otra opción que el despido, este le supondrá numerosos costes, que, le obligarán a tener que seguir reduciendo plantilla o salarios.
Ningún país ha salido de una crisis con contratos indefinidos. Menos aún España, teniendo en cuenta su estructura económica. En un momento de incertidumbre como es una crisis, el empresario no cree que pueda afrontar una contratación indefinida y apuesta por contratos temporales. Si aumentamos el coste de los temporales, menos empresas estarán dispuestas a contratar.
¿Qué pasa con una persona que no puede pagar la tarifa de autónomo? Se convierte en un desempleado y, en un dependiente de la mínima renta que le garantice el Estado, si es que se la garantiza.

No solo basta con la teoría. La práctica es igualmente fundamental. Por eso, comprobemos cuanto suponen, en porcentaje, las cotizaciones e impuestos incluidos en el coste laboral con demás países europeos.

otros costes laborales porcentaje europa

Gráfico: elaboración propia. Fuente datos: Eurostat

España está por encima de la media de la UE. Las cotizaciones e impuestos suponen para el trabajador más de un 25% de su salario bruto anual. No es casualidad tampoco que los países con menos porcentaje, tengan salarios netos más altos.

relacion otros costes laborales con salarios netosGráfico: elaboración propia. Fuente datos: Eurostat

He aquí la correlación. Cuanto más altas sean las cotizaciones e impuestos, menor será el el salario neto por hora y viceversa.

Castigar a la gran empresa

La infinita e incansable solución: “¡qué paguen los ricos!” propone aumentar los costes laborales a las grandes empresas (que pueden permitírselo) en mayor proporción que a las pymes. Esto vuelve a ser de nuevo un error, ya que, las grandes empresas pagan mejores salarios y ofrecen mejores condiciones que las pymes.

Según el Informe trimestral del mercado laboral , elaborado por Randstad research, las grandes empresas pagan salarios medios mensuales más altos que las pymes en todos los sectores.

salarios medios por sector

Fuente: randstad research

A lo mejor, que en España haya salarios bajos tiene algo que ver con que más del 90% de las empresas sean pymes.
Las trabas impuestas al salto a la gran empresa seguirán repercutiendo negativamente en el trabajador.

Soluciones

El remedio no pasa por decretar las mejoras en las condiciones por ley, porque, como ya hemos visto, acaban teniendo el efecto contrario al buscado. Hay que incrementar la demanda de empleo. Al fin y al cabo, es esta la que crea riqueza y puestos de trabajo. Y cuanta más demanda de empleo, mayor poder de negociación tendrá el trabajador y mejores condiciones.
Para aumentar la demanda de empleo, lo único que, desde del gobierno hay que hacer es reducir la regulación y la rigidez del mercado laboral. Esto es, abaratamiento de todos los costes de contratación y despido, impuestos y cotizaciones sociales y reducir los tramites burocráticos.

El incremento de la demanda de empleo llevará consigo al aumento de los empleos, de los salarios y del poder de negociación de los trabajadores que, en definitiva, es lo que todos estamos buscando.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s