Opinión sobre la actualidad de la mujer

  1. Sobre el aborto

El movimiento progresista ha cambiado de opinión. De reivindicar el aborto como un derecho indiscutible de la mujer (y parecía, con una repercusión similar a la de tomar la pastilla del día después) a creer que ninguna mujer desea el aborto. Piden la despenalización (ya no la legalización) porque el aborto es una realidad inmutable, y lo que debemos de hacer es evitar cualquier problema de salud que pueda sufrir una mujer en el proceso, puesto que, se seguirá abortando. Aunque, desde luego, es algo que nadie desea hacer.

Este punto de vista utilitarista no es justo. Esa afirmación es como decir: “el robo es inevitable, entonces no construyas una valla con pinchos en tu casa, ya que el ladrón puede hacerse daño, si va a ocurrir igualmente, al menos que el ladrón no sufra”. El robo es injusto de por sí, está mal y no puede permitirse. Igual ocurre con el aborto.

¿Por qué está mal el aborto?

Sería estúpido el razonamiento anterior si no se expusiera por qué el aborto no es moral ni justo. Mi razonamiento no es religioso, es jurídico.

Una ley determina que un feto adquiere el derecho a la vida (no puede ser abortado) a partir de la semana x. Dos días antes (viernes de la semana anterior), o incluso, el domingo previo a las 23:00, ese feto es solo una cosa. Un planteamiento un tanto “peculiar” ¿no?

He escuchado ideas como: “en ese momento, el sistema nervioso no está desarrollado, no siente dolor”. Ese motivo no justifica un asesinato. Un símil sería: anestesio a alguien y lo acuchillo, no estaría mal porque la persona no sufre.

La clave no es que no sienta. La clave es reconocer los derechos de ese ser. Un reconocimiento como persona o sujeto de derecho.

El ser humano se diferencia del resto de animales porque es un ser racional, consciente de su existencia, y es por ello que, para evitar conflictos, creó un sistema jurídico de derechos y obligaciones, que tienen como función delimitar el campo de actuación de cada individuo. Lo que hace que tengamos derechos y obligaciones es nuestra consciencia y razón. El Derecho reconoce como sujeto de derecho (que tiene derechos y obligaciones) al feto desprendido del seno materno. ¿Alguien cree que en ese momento el bebé es consciente o racional?  Entonces, ¿por qué adquiere esos derechos y obligaciones?

Se le considera sujeto de derecho porque en unos años, tras su educación y desarrollo, será un sujeto racional y consciente. ¿Desarrolla el feto la razón la semana en la que ya no puede ser abortado? Creo que no.

Desde el momento de la fecundación ese organismo tiene un futuro donde se desarrollará como persona, es por ello que atentar contra ese desarrollo no es justo ni moral, es más, ataca un derecho individual.

Con esto digo: a partir de la fecundación, ese ser tiene derecho a la vida porque será, en un futuro, una persona consciente y racional. Y la mía no es una aportación nueva, está basada en el actual razonamiento jurídico.

¿Hay que prohibir el aborto entonces?

¡Sí! Es una acción contraria a los derechos individuales, y por ello injusta. Pero, para poder conseguirlo es necesario concienciar a la sociedad del trasfondo de la cuestión y los motivos.

  1. Sobre la “justicia patriarcal”

A raíz del caso de “La manada” se ha repetido constantemente como reivindicación, que la justicia española es patriarcal y machista. Tal afirmación es, a mi parecer, muy seria y, al ver que ha sido compartida por muchas personas, he considerado necesario aportar mi humilde opinión al respecto.

Como ya he dicho, decir que el sistema judicial, con todo lo que eso significa (magistrados, ordenamiento jurídico, procesos, etc.) es machista, me parece algo que debe ser pensado profundamente antes de ser dicho.

Que sea machista, implica que la mujer no sea considerada en igualdad de derechos y obligaciones que un hombre. Cosa que no se da en nuestro ordenamiento. O si nos atrevemos, en algunos casos, como en el de la Ley Integral Contra la Violencia de Género, el hombre no cuenta con derechos como la presunción de inocencia. E incluso, estos colectivos que hacen tal afirmación, son partidarios de recortar más derechos en ese caso. Pero esta no es la cuestión que nos atañe en este momento.

La clave en este caso ha sido uno de los problemas más importantes de nuestro sistema judicial, la ineficacia e ineficiencia. Problema que afecta por igual a todas las personas. Pero que, en esta ocasión, ha repercutido en un caso muy seguido por la opinión pública y ciertos grupos de interés.

Pero esta situación va más allá, puesto que, hay dinero público de por medio. Esto lleva a determinados grupos de interés a hacer afirmaciones tan rotundas para agitar a la sociedad y contar con un respaldo. Este lucro nutre a dichos grupos a través de ayudas y subvenciones, haciendo un flaco favor a la mujer y al feminismo.

¿Cuál es la solución?

No se trata de aplicar una solución de género, porque el problema no es de género. La justicia no es patriarcal, es ineficaz e ineficiente.

En mi blog ya hablé del principal problema del sistema judicial. En el artículo: “¿es posible la privación de la justicia?” puede encontrarse la solución que propongo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s