Una radiografía de la economía egabrense.

Artículo original publicado en la revista Olé de feria, en la edición de 2018.

Es muy fácil encontrar datos y análisis sobre la situación económica nacional, regional o incluso provincial. Sin embargo, más ardua es la tarea de analizar y buscar estadísticas y números de una economía local. Pues bien, en este artículo pasaremos a hacer precisamente eso, examinaremos la economía egabrense.

La radiografía

El crecimiento económico egabrense se nutre del cultivo del olivo y del sector servicios, más del primero que del segundo. De hecho, la superficie cultivada supone el 85% del total. Es por eso que las tasas de afiliación y desempleo presentan una evolución correspondiente a las campañas agrícolas. Habiendo menos afiliaciones y más desempleo en meses como julio y agosto, y más afiliaciones y menos paro en meses como diciembre y enero.  

En diciembre de 2017 la tasa de paro en Cabra se situaba en el 16,12%, lo que equivale a unas 1.546 personas desempleadas. Cayó un 5% desde que alcanzara un máximo en 2012, situándose por debajo de la media nacional, del 16,4%, y de la autónoma, del 24,4%. El número de contratos indefinidos creados en 2017 fue de 189 y el de temporales 19.308, lo que es igual a una relación de 1 indefinido por cada 102 temporales.

La disminución del desempleo es siempre favorable, pero, la calidad del que se crea también es muy importante. Si tomamos precariedad como temporalidad, ya que no permite planificar bien económicamente el futuro de los que lo sufren, el empleo creado es precario en su mayoría. Esto se debe principalmente al número de contratos que han de registrarse para cada campaña agrícola, eventos especiales en el año, turismo, ferias, etc.

En Cabra hay 1.122 empresas actualmente. Desde 2015 ha habido un aumento del 4,57% del número de entidades. Haciendo una clasificación porcentual por sectores y actividad económica tendríamos: industria, con el 8,82% de las empresas; construcción con un 12,48%; comercio, transporte y hostelería con un 42,43% y, por último, el resto de servicios, entre los que se incluyen actividades profesionales, técnicas e incluso relacionadas con la explotación agraria, que representan el 36,27% del total de empresas.

Teniendo las microempresas menos de 10 trabajadores y las pequeñas entre 10 y 50 empleados, encontramos: un 96% de microempresas y un 4% de pequeñas empresas. Es más, el 58% del total son organizaciones sin asalariados. El tamaño de las compañías egabrenses es muy pequeño.

Pasando a la gestión pública, nos encontramos con la situación y evolución de la deuda del consistorio municipal. A 2017, la deuda viva del ayuntamiento de Cabra era de 1.593.000€. Tras alcanzar un máximo en 2012 de 7.147.000€, se redujo en un total de un 77,71%, lo que supone una reducción interanual media del 15,54%, llegando a ser el ayuntamiento menos endeudado de la provincia, con una tasa de endeudamiento del 5%.

El resultado presupuestario municipal del pasado ejercicio (2017) arrojó un superávit de 1.069.977,88€. Siendo los derechos reconocidos netos de 20.258.565,08€ y las obligaciones netas de 19.188.587,20€. De esta manera, se vuelve a cumplir con el equilibrio presupuestario y la regla de gasto por quinto año consecutivo. Así mismo, los derechos netos se han reducido en un 4,80% y las obligaciones un 6,56% con respecto a 2016.

También se ha reducido de manera muy significativa el Periodo Medio de Pago a Proveedores trimestral. El último dato que conocemos, correspondiente al 4º trimestre de 2017, es de 9,36 días. Un periodo también muy inferior a la media de 44,04 días de todo el conjunto de corporaciones locales españolas.

Es verdad que se ha experimentado una bajada impositiva de aproximadamente el 5,5% en tasas e impuestos municipales y se han ampliado las bonificaciones, pero aún hay margen. Una reducción en los tipos del IBI sería muy positiva, tanto del urbano como del rústico, que están por encima de la media de la provincia.

En conclusión

Para un mayor crecimiento económico es esencial que Cabra potencie su sector terciario. Con la creación, expansión y llegada de empresas más grandes, que generen un empleo más estable y de mayor calidad. Y a esto, sin duda alguna, ayuda una buena gestión de las cuentas públicas. El equilibrio presupuestario, y más el superávit, favorecen bajadas de impuestos, que suponen una mayor disponibilidad de dinero y fondos en manos de los ciudadanos, lo que facilita tanto el mantenimiento como el crecimiento de las empresas locales y, por tanto, la creación de empleo y el progreso socioeconómico.

Fuentes de datos:

  • Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.
  • Instituto Nacional de Estadística.
  • Portal de transparencia del Ayuntamiento de Cabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s